lunes, 5 de octubre de 2009

Los cielos del sembrador iluso

Cielo Templado
Bajo un bello árbol dormía,
Sin pensar en ilusionarme.
Quise seguir de gorda vista,
Y roncando a calambres.

Una bellota cayó del cielo,
La recibí con abiertas manos,
Estaré lúcido?, eso yo creo...
Pues bien, haré un sembrado!

Cielo Colmado
Un espacio de tres cuartadas,
Un globo de helio que gime,
Entonces alcé la mirada y dije,
“Deposita aquí un arrecife”.

Mis manos en forma de copa,
Recibieron estas lágrimas:
Dardos que a quemarropa,
Salpicaban de pura sátira.

Una tierra de colores varios,
Un foco de hierro que da saltos,
Luego dije bajando las manos,
“Sembrarás aquí este árbol”.

Mis palmas en forma de rampa,
Arrojaron estas lágrimas:
Hileras que a catarata,
Chorreaban como ánimas.

Cielo Iluminado
Pero... le faltaba algo a este sembrío,
Supuse que era la bellota,
La que justo con ella nació mi desvío,
Y mi dignidad de persona.

Reaccioné, y cuenta me di de esta ilusión,
Qué gayar tiempo me entregó!
Y qué bella locura me inventó a canción.

El viento se llevó el último fulgor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario